PROMESAS DE SANACIÓN

“Yo Soy Yavhé, El que te sana”. Exodo 15:26

Las Sagradas Escrituras, son promesas de Dios, El mismo es el Garante de su propia promesa, (Num 23:19). Dios no miente ni cambia de opinión, lo que El promete, lo cumple. No dude, pues todo lo que pidan con fé, lo recibirán.

Medita, suplica , Reclama y haz tuya la promesa de Dios, declarala con fé, con absoluta confianza, y tu Padre del cielo te la concederá, pues el Señor protege a los que confían en El y todas sus promesas, son dignas de confianza ( Proverbios 30:5) .

Jeremías 30:17
Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice el Señor;

En este versículo, claramente se nos dice que Dios tiene potestad sobre la sanidad y esto nos alienta a creer que si Él puede enviarla a quien Él desea, te la puede enviar a ti tambien, si puedes creer.

2. Jeremías 33:6
He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad.

En este versículo se nos revela que Dios trae sanidad y medicina a los hombres para su sanidad y tabien nos dice que Él no solo trae sanidad fisica sino tambien espiritual y mental al prometernos abundancia de paz y verdad.

3. Génesis 20:17
Entonces Abraham oró a Dios; y Dios sanó a Abimelec y a su mujer, y a sus siervas, y tuvieron hijos.

Este es un pequeño pero hermoso versículo en el que nos indica 3 cosas sobre la sanidad: 1. Dios escucha a los que le piden con fe. 2. Dios se mueve por amor a la persona que le pide y obra segun voluntad 3. La petición en este caso la sanidad se manifiesta no solo en una persona sino en todos a su alrededor,demostrando el poder de Dios.

4. 2 Crónicas 30:20
Y oyó Dios a Ezequías, y sanó al pueblo.

Este es otro versículo en el que se nos relata que Dios oye las oraciones y obra segun su voluntad.

5. Salmos 41:4
Yo dije:Señor , ten misericordia de mí; Sana mi alma, porque contra ti he pecado

Este es un versículo interesante pues el salmista en este verso no esta pidiendo sanidad física, este pide sanidad interior, pide que su alma sea sanada pues se ve lleno de pecado y pide misericordia a Dios, enseñandonos que el malestar de una persona no solo proviene de sus males físicos, sino de su interior pecaminoso.

6. Salmos 103:3
El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;

Este hermoso versículo nos dice que Dios es quien perdona todas nuestras faltas y pecados y es él quien sana todas nuestras dolencias, dándonos a entender la relación que existe entre nuestra salud general yel ambito espiritual pues el no solo sana la superficie física de nuestro ser sino que limpia nuestro interior también.

7. Salmos 107:19-20
19 Pero clamaron a Dios en su angustia, Y los libró de sus aflicciones.
20 Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina.

Aquí en estos versiculos se ve como en medio de la aflicción se clama a Dios y este les escucha y les libra de todas sus aflicciones. Nos dice que Él envió su palabra la cual no vuelve a Él vacia y les sano y les salvo de su ruina. Esto nos dice que desde la antigüedad ha habido gente con similares o peores problemas que los nuestros y en el momento exacto de su ruina y en medio de sus peores momentos claman a Dios y este les rescata y les sana.

8. Salmos 147:3
El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.

Este versículo es muy apropiado para los visitantes de este sitio pues nos habla que Dios sana a los quebrantados de corazón lo cual es una alusión a la depresión pues una persona quebrantada de corazón carece de esperanza, de animo, de amor, de vitalidad, de fe y nos dice que Él (Dios) les sana y venda sus heridas esto hace alusión de que además de sanarnos de nuestra aflicción El también alivia las cosas que nos quebrantan.

9. Mateo 8:16
Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos;

Este versiculo nos habla que entre las afecciones del ser humano, estan las de intervencion demoniaca, pues a Jesús entre las personas con problemas fisicos que le traían se encontraban personas perturbadas por espiritus inmundos tambien, mas el versiculo termina diciendo que Él los sanó a TODOS!

Mateo 4:24
Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.

Este versículo nos enseña claramente que para Dios no hay límite de personas o ciertas enfermedades que El pueda sanar. Este versículo nos habla que le trajeron a TODOS los que padecían de algo, no nos dice a algunos o dependiendo de lo que tenían o solo a los que tenían esto o lo otro, sino que nos dice que a TODOS LOS SANO. También nos habla de la variedad de enfermedades y síntomas que le trajeron a sanar, desde enfermedades físicas (Paralíticos), hasta psicológicas (Tormentos, lunáticos) y espirituales (Endemoniados) dejando en claro que cierto tipo de males pueden ser el resultado de intervención maligna, mas lo grandioso de este versículo es que sin importar el origen de sus males, Él LOS SANO A TODOS.

Mateo 14:14
Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.

En este versículo se nos dice que Jesús entiende la necesidad humana y que tiene compasión de los hombres y sana a los que están enfermos entre ellos. Muchas personas cuestionan el por que si Dios siente compasión por los seres humanos no sana a todos y erradica la enfermedad y el mal del mundo en ves de sanar solo a algunos.

La Biblia nos enseña que el mundo se volvió contra Dios y se aparto de Él (Salmos 14:3), despreciando el bien y todo lo bueno dando rienda suelta a sus deseos mas bajos y cometiendo todo tipo de males y sumiendose en miseria y valores inmorales. A raíz de esto la Biblia nos enseña que el hombre ha traído sobre si mismo cientos de males a raíz de que carecen de la protección de Dios pues le despreciaron y por eso son presas y víctimas de la situación, de demonios, castigo y todo mal existente, pues en sus corazones no hay Dios, ni ley.

Muchos dirán pero por que pagan justos por pecadores por ejemplo los niños y personas justas y buenas, bueno lo cierto es que desde el principio nosotros nos vemos en forma individual pero la verdad es que somos un pueblo, una nación, una raza y un mundo, un todo, ligados de cierto modo por los mismos orígenes, genes y civilizaciones, descendemos de las mismas raíces primitivas por lo que acarreamos con los defectos y virtudes de nuestros antepasados, todo lo que un individuo hace repercute en su comunidad, al igual que lo que la comunidad hace repercute en su provincia, cantón, o distrito, y todo lo que estos hacen repercute en la nación y lo que esta nación hace repercute en el mundo entero también, ejemplos de cosas negativas que suceden a partir de esta cadena son la contaminación ambiental, el hambre, las guerras, drogas, etc.

Mateo 15:30
Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó;

En este versículo nos habla del poder y rango de sanidad que tiene Dios, pues no solo las afecciones humanas son curadas sino que los problemas congénitos como lo son la ceguera, sordera, cojera y mas son sanadas también.

Marcos 1:40-41
40 Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme.

41 Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio.

Este versículo es poderoso y nos enseña la disposición de Dios por sanarnos y limpiarnos de nuestras aflicciones, aquí se relata que un leproso se acerca a Jesús y humildemente pide a Jesús que si Él quería lo podía limpiar de su lepra y Jesús le respondió: QUIERO, SE LIMPIO

Marcos 5:34
Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote.

En este versículo se nos dice que la sanidad de esta mujer viene por su fe y no por petición, ni por voluntad externa. Esta fe le fue contada por salvación y se le otorgo la liberación de su aflicción y se le dio paz.

Hechos 9:33-35
33 Y halló allí a uno que se llamaba Eneas, que hacía ocho años que estaba en cama, pues era paralítico.
34 Y le dijo Pedro: Eneas, Jesucristo te sana; levántate, y haz tu cama. Y en seguida se levantó.
35 Y le vieron todos los que habitaban en Lida y en Sarón, los cuales se convirtieron al Señor.

En este verso se nos dice como el nombre de Jesús el hijo de Dios tiene potestad en la tierra y sobre cualquier enfermedad, se nos dice que el Apóstol Pedro al ver a un paralítico le sana en el nombre de Jesús diciéndole: Eneas, Jesucristo te sana y que este enseguida se levanto y que a raíz de esto muchos creyeron y se convirtieron.

Éxodo 15:26
y dijo: Si oyeres atentamente la voz de tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy El Señor tu sanador.

En este versículo se nos muestra que Dios hace una promesa a los que hicieren lo correcto delante de sus ojos y a los que guardaren sus mandamientos y estatutos. El promete que Ninguna enfermedad les enviara, pues Él es Jehová su sanador.

Salmos 30:2
Dios mío, A ti clamé, y me sanaste.

El salmista en este versículo testifica que su plegaria fue escuchada y fue sanado de su enfermedad.

Proverbios 2:7
El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente.

Este versículo es interesante ya que el autor nos habla de una “Sana” sabiduría que Dios da, lo cual nos dice que no toda sabiduría es sana lo cual es importante saber que no todo conocimiento proviene de la voluntad de Dios, y que Él es escudo a los que caminan rectamente, lo cual hace alusión a la protección de la que gozan sus seguidores.

Jeremías 3:22
Convertíos, hijos rebeldes, y sanaré vuestras rebeliones.

En este versículo Dios nos da una pista de como Él obra y bendice: La conversión. Esta no es la conversión a una religión, creencia o filosofía, esto nos habla de una conversión interna, de espíritu, de actitud como lo dice el verso Él nos sanara de nuestras rebeliones, por lo que la sanidad viene al que vuelve su vida a hacer lo correcto y a Dios.

Mateo 8:6-8
6 y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.

7 Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.

Este versículo nos habla de la disposición y comprensión que tiene Jesús hacia la aflicción humana al responder el clamor de un hombre para con su prójimo pues este no pedía por el mismo sino por otro.

Mateo 8:13
Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

Este verso nos indica de nuevo que lo que mueve la mano de Dios en nuestras vidas es la fe, pues este hombre que pidió un milagro a Jesús y no demando la presencia de Jesús en su casa sino que creyó que con una palabra de Jesús el milagro se haría desde donde estaban, su milagro le fue hecho “Según creyó”.

Lucas 4:18
El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos;

Este versículo nos habla de lo que Jesús ha venido a hacer en nuestras vidas: A traernos las buenas nuevas de salvación, sanar a los quebrantados de corazón, liberar a los cautivos y a dar vista a los ciegos y liberar a los oprimidos. Este versículo tiene un sentido literal y puede ser aplicado a nuestra época como lo son el liberar (Ya sea de, alcoholismo, drogadicción etc. de la cautividad del vicio), sanar a los quebrantados de corazón (Depresión, ansiedades etc.), dar vista a los ciegos (Revelar la voluntad de Dios y manifestarse a los que ciegamente no creen, quitando la venda de rebeldía que tienen), Traer las buenas nuevas (La sana doctrina de la salvación por medio de la fe en Jesucristo ).

Santiago 5:16
Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

Este versículo nos habla de cómo el poner nuestras cuentas en orden y el estar en paz con nuestro prójimo en conjunto con la oración mutua trae sanidad. Esto nos dice que la paz interna viene de la constante oración por nosotros y nuestro prójimo y al mismo ayuda el tener paz con los que nos rodean. También resalta el poder y eficacia que tiene la oración del que hace el bien.

Oseas 6:1
Venid y volvamos a Dios; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará.

Este verso nos habla del Juicio y la misericordia de Dios para con nuestras malas acciones a partir de nuestro arrepentimiento, ya que nos dice que el autor llama a los demás a arrepentirse pues aunque Dios les quito de igual manera les curara y al igual que los hirió así mismo los vendara.

Corintios y demás…………..

OTRAS VERDADES BIBLICAS SOBRE FÉ Y SANIDAD:

1.- Proverbios 4:20-23.
La Palabra de Dios salvará mi vida.-
Hijo Mío, atiende mis palabras,escucha mis consejos:
que no se aparten de tus ojos guardalos dentro del corazón;
porque son vida para el que los sigue, son salud para su cuerpo

2.- Josué 21:45.La Palabra de Dios no fallará.-
No dejó de cumplirse una palabra de todas las promesas que había hecho el Señor. Todo se cumplió

3.- Filipenses 2:13. La voluntad de Dios es mi sanidad;
Dios está obrando en mí.- Porque es Dios quien, según su designio; produce en ustedes los buenos deseos y quien les ayudará a llevarlos a cabo.

4.- Romanos 8:11. El Espíritu de vida está vivificando mi cuerpo.-
Y si el Espíritu de que resucitó a a Jesús de la muerte habita en ustedes, El que resucitó a Cristo de la muerte dará vida a sus cuerpos mortales, por el Espiritu suyo que habita en ustedes.

5.- .- 2ª de Corintios 1:20 Dios está a favor de mí. En efecto en el todas las promesas de Dios, se cumplieron el sí, y así nosotros respondemos amén a gloria de Dios

6.- Mateo 8.2-3.7.-Es la voluntad de Dios que yo sea sanado.-
Un leproso se le acercó, se postró ante El y le dijo: Señor si quieres puedes sanarme. El extendió la mano y le tocó diciendo: Lo quiero sano. 8: Señor no soy digno de que entres en mi techo. Basta que digas una palabra y mi hijo quedará sano.

8.- Exodo 23:25. Sirvo al Señor, y la sanidad será mía.-
Ustedes sirvan al Señor su Dios, y el bendecirá tu pan y agua. Apartará de ti las enfermedades. No habrá en tu tierra mujer esteril ni que aborte, Colamaré en numero de tus días.

9.- Deuteronomio 7.15. Dios quita toda enfermedad de mí.- El Señor desviará de ti toda enfermedad, no te mandará nunca kjamás epidemias malignas como aquellas que conocistes de Egipto. Sino que afligirá con ellas a los que teodian.

15.- Salmos 91:15-16 Yo viviré una larga vida.-. Me llamará y le responderé, estré con el en la angustia, lo defenderé y lo honraré. Lo saciaré de larga vida y le haré ver mi salvación.

16.- Isaías 53:5. Jesús cargó con mis pecados y enfermedades.- El en cambio fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes, Sobre El descargo el castigo el castigo que nos sana y con sus cicatrices nos hemos sanado.

17.- Jeremías 30:17.Te devolveré la salud, te sanaré las heridas. Dios restaurará mi salud.-

18.- Mateo 18:18.Yo puedo tomar autoridad sobre la enfermedad de mi cuerpo.- Les aseguro que lo que ustedes aten en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desaten en la tierra será desatado en el cielo.

19.- Mateo 18:19 Me pondré de acuerdo con alguien para pedir mi sanidad.-. Les digo que si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra para pedir cualquier cosa, mi Pdre del cielo se los concederá. Porque donde hay dos o mas reunidos en mi nombre, yo estoy en medio de ellos.

21.- Marcos 11:24. Creo, y recibiré.- Po tanto les digo que, cuando oren pidiendo algo, crean que se les concederá y así sucederá

23.- Marcos 16:17-18. Haré que alguien me imponga las manos, para recibir mi sanidad.- A los creyentes acompañaran estas señales: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán lenguas nuevasm agarrarán serpientes; si beben veneno, no les hará daño; pondrán las manos sobre los enfermos y se sanarán.

32.- Santiago 5:14-15. Seré ungido con aceite por un cristiano que crea en mi sanidad.- Si uno de ustedes cae enfermo que llame a los ancianos de la comunidad para que recen por él y lo unjan con aceite invocando el nombre del Señor.

33.- .- 1ª de Pedro 2:24. Jesús ya pagó el precio por mi sanidadEl llevó sobre la cruz nuestros pecados cargandolos en su cuerpo para que muertos al pecado vivamos para la justicia. Sus cicatrices nos han sanado.

34.- 1ª de Juan 5:14-15. Tengo confianza en mis oraciones.- Nos dirijimos a Dios con la confianza de que, si pedimos algo según su voluntad, nos escuchará; Y si sabemos que nos escucha cuanto le pedimos, sabemos que ya poseemos lo que hemos pedido.

35.- 1ª de Juan 3:21-22. Dios contesta las oraciones de los que guardan Sus mandamientos.-
Queridos si la conciencia no nos acusa, podemos confiar en Dios y recibiremos de el, lo que le pidamos, porque cumplimos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.

38.- Efesios 6:10-13.
Soy fuerte en el poder del Señor, me visto con Su armadura, y lucho por mi sanidad.-

SANIDAD INTERIOR, REFLEXIONES

Concepto de Sanidad en el Nuevo Testamento

La palabra sanidad, según la Concordancia Bíblica editada por Caribe, aparece seis veces en el Nuevo Testamento.
(Hechos 3:16; 4:22; 4:30, I Cor. 12:9; 12:30 y Apocal. 22:12.

Pero existen varios verbos, con sus respectivos sustantivos que nos ayudan a descubrir lo que el Nuevo Testamento enseña sobre la sanidad. Les propongo que reflexionemos sobre tres enfoques referidos a la sanidad. Veamos:

1.- Según la Concordancia del Nuevo Testamento, en griego, la palabra iasis, sanidad, aparece sólo tres veces: Luc. 13:32; Hechos 4:22 y 4:30. En Hechos 3:16, texto que relata la curación de un cojo, aparece la palabra holoklerían, que significa sanidad perfecta, o plenitud de la salud. Esta palabra no vuelve a aparecer en el Nuevo Testamento. Es por eso que en este primer punto vamos a referirnos al verbo iaomai y al sustantivo iasis.

El verbo iaomai, aparece en los siguientes textos: Mateo 8:8,13; 13:15. Marcos
5:29. Lucas 5:17; 6:18,19; 7:7; 8:47; 9:2,11,42; 14:4; 17:15; 22:51. Juan 4:47; 5:13; 12:40. Hechos 9:34; 10:38; 28:8,27. Hebreos 12:13; Santiago 5:16 y 1 Pedro 2:24.

Del mismo verbo procede iatrós, palabra que significa médico. Es fácil recordarla porque al médico de la mente se le llama psiqu-iatra. La palabra iatrós se utiliza sólo siete veces en el Nuevo Testamento. En todos los textos se pone de manifiesto la existencia, hace dos mil años, de la profesión de médico.

En tres de ellos Jesús dice:  “Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos” (Mateo 9:12; Marcos 2:17 y Lucas 5:31. También Jesús menciona un refrán popular, referido a esos profesionales: “Médico cúrate a ti mismo”. Finalmente, hay dos referencias a una mujer que sufrió de flujo de sangre, durante doce años, quien había gastado todo su dinero con médicos, sin lograr resultado alguno (Marcos 5:26 y Lucas 8:43), hasta que se encontró con el Médico Divino. En Colosenses 4:14 San Pablo da testimonio de que San Lucas era médico.

2.- El verbo Therapéuo, que significa cuidar y sanar, aparece 36 veces en los cuatro evangelios, y 7 en otros libros del Nuevo Testamento. En San Mateo aparece 16 veces, en Lucas 14, en Marcos 5 y en Juan una sola vez. Lo encontramos cinco veces en Hechos y dos en Apocalipsis. (Mateo 4:23,24; 8:7,16; 9:35; 10:1,8; 12:10,15,22; 14:14; 15:30; 17:16,18; 19:2; 21:14. Marcos 1:34; 3:2,10; 6:5,13. Lucas 4:23,40; 5:15; 6:7,18; 7:21; 8:2,43; 9:1,6; 10:9; 13:14 (dos veces); 14:3. Juan 5:10. Hechos 4:14; 5:16; 8:7; 17:25; 28:9. Apocalipsis 13:3,12). En muchos casos, el contexto indica que la traducción debe ser servir o ministrar, en otros, el contexto indica que la traducción correcta es sanar o curar. Por ejemplo en Mateo 4:23,24; 8:16, etc.

Therapeia, de donde viene la palabra española terapia, aparece en Lucas 9:11, 12:42 y Apocalipsis 22:2. Therápon, de donde viene nuestra palabra terapeuta aparece una sola vez en el Nuevo Testamento y se aplica a Moisés como el sirviente, el que cuida, el que ministra al pueblo. (Hebreos 3:5).

3.- Salvación, salud, libertad y liberación. La palabra sotería, no siempre se utiliza para referirse a la salvación del alma. A veces se la utiliza para señalar la salvación de la maldad de los enemigos, como en Lucas 1:71. Es en ese sentido que la utiliza Esteban en su discurso de defensa en Hechos 7:25. Reina Valera aquí traduce sotería por libertad. En Hechos 27:34 traduce por salud. “Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud......”. La misma palabra griega la traduce por liberación en Filipenses 1:19.

Promesas del Señor - Sanación

"Hijo mío, cuando estés enfermo no te deprimas: ruégale al Señor para que te cure." (Eclo 38, 9)

Pocos enfermos pueden aceptar la búsqueda de la sanación desde la conversión, es decir, el verdadero proceso de sanación comienza con la reconciliación con nosotros mismos y con Dios , dice también el Eclesiástico:

"Conviértete al Señor y renuncia al pecado, rézale y disminuye tus ofensas. Vuélvete al Altísimo y apártate de la injusticia, ten horror de lo que es abominable." (Eclo 17, 25-26)

Quizás la enfermedad es la única manera de que algunos de nosotros entremos en razón y pensemos en Dios. ¿No dice acaso la Biblia que el Señor corrije a los que ama? (lee Ap 3, 19) Es bueno pensar en la enfermedad como una ocasión de rendirse ante Dios, sobretodo porque ella puede ser consecuencia directa de nuestros pecados, de heridas de la vida o en general de aflicciones emocionales (Lee "Esperanza y sanación para la mujer que ha abortado" o "Testimonio de una sanación de cáncer"), ciertamente, la sanidad espiritual es lo importante. Jesús dijo una vez a una mujer:

"...“Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda sana de tu enfermedad.” (Mc 5, 34)

Esa es la sanación más importante: quedar en paz con Dios, de allí la importancia del sacramente de la reconciliación (lee "LOS SACRAMENTOS, FUENTE DE SALUD Y SALVACIÓN") . Que la oración tiene poder, es un hecho, especialmente la del justo:

"Reconozcan sus pecados unos ante otros y recen unos por otros para que sean sanados. La súplica del justo tiene mucho poder con tal de que sea perseverante" (St 5, 16)

La perseverancia tiene que ver con la fe, con el reconocimiento de nuestra fuerza en Dios. La Biblia nos cuenta de lo siguiente que ocurrió con Jesús:

"Entonces los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron en privado: “¿Por qué nosotros no pudimos echar a ese demonio?” Jesús les dijo: “Porque ustedes tienen poca fe. En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería. Nada sería imposible para ustedes. (Esta clase de demonios sólo se puede expulsar con la oración y el ayuno).”" (Mt 17, 19-21)

¿Pueden orar otros por nosotros? Es un hecho que la intercesión de otros tiene poder (Mc 2, 1-5) ¿Y si la oración pareciera que no funciona, sea propia o ajena? La fe es sin duda la clave si está unida a un corazón adecuadamento dispuesto a Dios. Sobre esto decía Santiago:

"Pero hay que pedir con fe, sin vacilar, porque el que vacila se parece a las olas del mar que están a merced del viento.  Esa gente no puede esperar nada del Señor, son personas divididas y toda su existencia será inestable. " (St 1, 6-7)

Sin duda, la oración hecha con amor e insistencia comedida al Señor logra que se busca. No podemos tener temor de pedir. Nos dijo Jesús:

"Pidan y se les dará; busquen y hallarán; llamen y se les abrirá la puerta. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y se abrirá la puerta al que llama. ¿Acaso alguno de ustedes daría a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿O le daría una culebra cuando le pide un pescado? Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡con cuánta mayor razón el Padre de ustedes, que está en el Cielo, dará cosas buenas a los que se las pidan! " (Mt 7, 7-11)

Pero además debemos recordar que debemos confiar siempre en la providencia divina, pues no nuestros deseos no deben impedirnos reconocer nuestras limitaciones y nuestro doblegamiento a la voluntad del Señor, pues ya sabemos que los caminos del Altísimo no son los nuestros (Is 55, 8-9). El Señor es infinitamente sabio y nos dará lo que sea mejor, sabiendo que ciertamente nos premiará si seguimos sus caminos, como nos lo mostró Juan:

"Entonces, todo lo que pidamos nos lo concederá, porque guardamos sus mandatos y hacemos lo que le agrada." (1 Jn 3, 22)

Y que esa oración sea en el nombre de Jesús, tal como nos enseñó Pablo:

"... y todo lo que puedan decir o hacer, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él" (Col 3, 17)

Tomado de la pagina: Buscadores del Reino

 

Fundación MOCE

Un grupo de laicos comprometidos de la mano de Cristo al servicio humano

www.jairocaracas.com